Mediante la terapia psicomotriz abordamos trastornos psicomotores de diferente índole: diversos trastornos psicosomáticos, emocionales, conductuales y relacionales de la infancia. Nos enfocamos en crear las condiciones que posibiliten que el niño dé un sentido diferente a sus acciones, para que pueda situarse de otra manera en su vida, resolviendo sus malestares. A través de nuestras propuestas terapéuticas, nuestras orientaciones y la claridad de los límites, favorecemos la evolución del menor hacia formas cada vez más elaboradas de simbolización y madurez.  Mediante la Neuromotricidad nos servimos de técnicas específicas para reestructurar patrones de movimiento que favorecen la adquisición de habilidades psicomotoras y cognitivas en los niños: la integración del propio cuerpo, la conciencia de uno mismo… La terapia neuromotriz facilita el desarrollo del menor reeducando a nivel cerebral conexiones motrices que no se han producido de manera adecuada ni adaptativa en el momento del nacimiento.